728 x 90
FacebookTwitterPinterestLinkedInGoogle+

Vive la pareja en plenitud

Vive la pareja en plenitud

Hablar del amor en pareja podría llevarnos libros completos. Es claro que parte de nuestro vivir, de nuestro desarrollo como seres lo aprendemos en pareja, así que en esta ocasión vamos a enfocarnos a cómo vivir plenamente si ya estamos en esta etapa de la vida.

FacebookTwitterPinterestLinkedInGoogle+

¿Qué beneficios tiene el vivir en pareja?

– Desde el punto de vista instintivo, la naturaleza nos invita a generar una descendencia y asegurar la supervivencia de la especie; este aspecto también se refleja en la construcción de ideales y proyectos en conjunto. (Aspecto terrenal).

– Existen conceptos y experiencias que sólo podemos vivir en pareja y que son esenciales para nuestra evolución personal. (Aspecto emocional).

– Es la única manera de asegurar que existan las vasijas necesarias para que las almas que están esperando tengan la oportunidad de seguir acumulando experiencias en sus siguientes vidas. (Aspecto espiritual)

Teniendo lo anterior en cuenta, casi todos estamos destinados a vivir en pareja. La definición de la pareja perfecta suele llegarnos a través de los medios y generar expectativas que usualmente están fuera de la realidad. Les recomiendo generar su propia definición de pareja, lo cual permitirá que puedan establecer conceptos más realistas y menos fantasiosos.

Si tú eres de los que creen en el amor de pareja y tienes la visión de compartir toda la vida, debes entender que la pareja atraviesa por diferentes etapas en la relación. El enfoque de ambos debe ser lograr la plenitud en todas las fases de la misma.

Condiciones de la plenitud en pareja

Vivir en pareja debe ser una decisión propia, íntima e incondicional.

Nada, ni nadie puede, ni debe presionarme para tener una relación o vivir en pareja. Así como es cierto que aprendemos y evolucionamos al compartir nuestra vida en comunión con nuestra contraparte, así también debemos aprender a vivir en soledad. ¿Y quiénes son los demás para decir qué debemos aprender en esta vida? Descubre por ti mismo lo que deseas, lo que tu corazón necesita y lo que tu alma está buscando. Ten la sabiduría para aceptar lo que descubras.

No somos uno, somos dos. El respeto a la individualidad es esencial.

Al unir nuestras vidas, unimos objetivos, estrategias y acciones. Pero no podemos, ni debemos volvernos uno mismo. Respetar nuestras diferencias y permitir que nos hagan más fuertes como dos partes de una unidad, es mucho más redituable en todas las áreas de la vida. Mi debilidad es tu fortaleza y de esta manera nos complementamos.

No somos dueños, somos copropietarios.

Muy relacionado con el punto anterior, es común que las parejas tiendan a adueñarse del otro. Desde el cómo te vistes, cómo hablas, hasta lo que comes. Es común escuchar frases como: “Ella es la que lleva las riendas del hogar”, o “Él es tan posesivo, que ni con las amigas la deja salir”. Podría decirse que está en la naturaleza del ser humano el querer poseer a la pareja y ese es precisamente el reto que debemos superar.

Al compartir la vida, dejo de ser solo yo y me vuelvo responsable de mí mismo y de mi par. Esto aplica para ambos, por lo que nos volvemos copropietarios de la pareja que formamos. Cedo una parte del control de mí mismo y adquiero una parte de la responsabilidad de mi pareja.

Más que soportarnos, debemos gozarnos.

Al pasar el tiempo, experimentamos diferentes etapas en la relación y es vital el aprender a gozarnos mutuamente. No debemos soportar al otro, debemos gozarlo y debemos disfrutar quiénes somos cuando estamos juntos.

Vive plenamente:

– Sexualidad

– Economía

– Responsabilidades y compromisos

– Lazos emocionales

– Comunicación, entendimiento y comprensión

– Visión a futuro

– Crecimiento espiritual


La clave de estas condiciones para la plenitud en pareja es la reciprocidad. El trabajo es de ambos. No podemos esperar, ni es sano, que todo el peso recaiga en uno solo, por que es una labor titánica. Al ser recíprocos, ni siquiera será una carga, al contrario, será un respaldo y un alivio saber que cuento con mi pareja en todos los aspectos y que no hay problema que no podamos resolver.

Para finalizar, les comparto mi definición de la pareja perfecta para vivir la plenitud:

La pareja perfecta es la que nos permite e impulsa a alcanzar nuestro máximo potencial y nos inspira a construir para los dos, en base a la reciprocidad.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *

Cancel reply