728 x 90
FacebookTwitterPinterestLinkedInGoogle+

Música y Meditación: entender lo fluido, fluir en entendimiento

Música y Meditación: entender lo fluido, fluir en entendimiento

Los preparativos para una meditación pueden llegar a ser decisivos en el éxito de la misma. Es por esta razón que nuestro experto en música prepara para ti, una lista de piezas musicales que puedes escuchar para preparar tu mente y espíritu, antes de tus sesiones de meditación.

FacebookTwitterPinterestLinkedInGoogle+
FacebookTwitterPinterestWhatsApp

Todos hemos estado en esta situación (o al menos en alguna similar): estamos tan concentrados en algo que lo que está a nuestro alrededor pareciera difuminarse, pareciera desaparecer de una forma natural y simple.

El ejemplo más específico es el conducir y llegar a nuestro destino sin haber sido realmente conscientes de todo lo que tuvimos que hacer para lograrlo. Ya sea por estar inmersos en una conversación o por tener la mente ocupada en otros asuntos, suele ocurrir que realizamos las numerosas tareas de conducción de un vehículo sin prestarles atención.

En las nuevas corrientes de Psicología Positiva, este fenómeno es parte de la teoría del “Flow” (Fluir), creada por  Mihály Csíkszentmihályi. De acuerdo con sus hallazgos, las condiciones para que se de este estado de “fluidez” en el cual las cosas ocurren en otro ritmo a nuestra percepción de la dimensión tiempo son:

1. Se tiene que estar involucrado en una actividad que tenga una meta y progreso definidos.

2. La tarea en cuestión debe tener una retroalimentación clara e inmediata.

3 site fiable pour viagra. Se debe tener un balance interno entre los retos de la tarea y las habilidades para realizarla.

En otras palabras: cualquier actividad que tenga principio y fin, y que sabemos que podemos realizar con facilidad y maestría, puede detonar este estado de Flow en nosotros. Pero, ¿qué ocurre cuando el objetivo del Flow es el Flow mismo?

Se podría decir que la meditación, como técnica consciente y perfectible, invoca un estado parecido al Flow, bajo el entendido de que estamos buscando lograr esa “separación de la realidad”. La diferencia es que no llegamos a ese estado a través de otra actividad, sino que se busca que la mente tenga dominio sobre sí misma.

Aquí es donde entra la música. La música es un lenguaje estructurado de forma geométrica, capaz de generar reacciones a niveles más profundos que los demás lenguajes en los que nos comunicamos. Nos sirve para comunicarle a la mente y al cuerpo sensaciones específicas y no-específicas, relacionadas con algún objetivo específico. Curiosamente, algunos de los primeros estudios y hallazgos sobre la teoría del Flow se dieron precisamente en músicos.

La música representa la herramienta ideal para potenciar la efectividad de una sesión de meditación, sin importar el motivo que se persiga.

Cuando realizamos una meditación nos resulta bastante sencillo buscar en Internet algún video con música que afirma funcionar para la meditación, o conseguir algún disco en tiendas. Confiamos en la curaduría de las personas que realizaron estos trabajos discográficos, pero no siempre lo que encontramos funciona en el contexto de la meditación que queremos realizar.

Este es el primero de una serie de artículos que compartiré con ustedes, en donde crearé un playlist breve con música que no suele ser considerada en las listas para meditación, o bien música que si es considerada, pero proporcionaré explicaciones para aquellas obras que son infalibles al momento de meditar.

El objetivo de estos artículos es que podamos tener un fundamento de dominio sobre lo que acompaña a nuestra meditación, y que el cerebro pueda activarse de la misma forma y nivel que cuando estamos en estado de “Flow”. Cada lista tratará un tema específico y compartiré puntos clave para comprender la dirección que debe tomar el escucha si quiere expandir estas playlists.

Y, como sabemos, toda buena meditación comienza con los preparativos, ya que pueden llegar a ser decisivos en el éxito de la misma.

Es por esta razón que he llamado a este playlist “Preludio”, pues antecede a lo que ocurrirá en la meditación, y nos pondrá en sintonía con nosotros mismos.

Claves para escuchar:

– No intentes seguir la melodía o la voz, enfoca tu audición en los sonidos que acompañan a esta melodía.

– Reproduce esta lista mientras preparas tu entorno. Aromas, luz, temperatura y comodidad deben estar presentes junto a este playlist.

Para expandir:

– No busques música “para relajar”, la idea es que la música de preludio conecte con nuestro estado “pre-relajamiento”. Se vale movimiento y expresión.

– De las sinfonías y sonatas del periodo clásico y romántico (Mozart, Haydn, Beethoven, Liszt, Chopin, Schumann), los “segundos movimientos” (la segunda parte de la obra) suelen brindar un ritmo que puede desacelerar la mente sin hacerla caer en letargo, y esta, es una buena forma de comenzar.


Preludios para Meditación

Escucha este playlist de Spotify mientras preparas el ambiente donde realizarás tu meditación.


FacebookTwitterPinterestWhatsApp
1 comment
David Ahedo
David Ahedo
CONTRIBUTOR
PROFILE

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *

Cancel reply

1 Comment

  • Luisa Rábago
    20 octubre, 2016, 3:38 pm

    Nunca había leído algo así… Ustedes siempre tan creativos e innovadores. ¡Que sigan los éxitos!

    REPLY